Revista

Foto: Pixabay

¿Te imaginas unos deliciosos churros azucarados, calienticos y listos para comer con un chocolate o una tacita de café?

Si, esos mismos, los que quizá te recuerdan a esa señora de la vecindad; la misma que preparaba esas famosas tacitas de café.

Pero ya no tendrás que imaginártelos porque hoy tendrás la receta original para que también te conviertas en todo(a) un experto(a) con esta deliciosísima receta y sorprendas a todos tus comensales.

Para ello necesitaremos:

250 g. harina de trigo

250 g. de agua

1 cucharadita de sal

Azúcar para espolvorear

Aceite para freír

Papel absorbente de cocina

Una churrera manual o una manga pastelera.

 Preparación:

Ponemos la harina en un bol amplio y en una cazuela aparte calentamos el agua con la sal; cuando comience a hervir la vertemos directamente sobre la harina, integramos hasta que quede una masa compacta.

Ahora introducimos esta masa en una churrera o manga pastelera, ojalá con una boquilla de estrella, para dar ese fino acabado a los churros.

Ponemos al fuego, una sartén con abundante aceite y con mucho cuidado vamos depositando cada uno de los churros; la forma que le quieras dar es muy propia, pueden ser cerrados, en bastones o simplemente palitos.

Foto: Pixabay

Cocinamos a fuego medio para evitar que los churros queden crudos por dentro; una vez tengan ese color dorado, procedemos a sacarlos del aceite y ponerlos sobre papel absorbente para quitar el exceso de grasa.

Antes que se enfríen, espolvoreados sobre ellos un poco de azúcar para darles ese dulce necesario.

Y listo, ya puedes disfrutar de esta delicia de preparación acompañada de un buen café, una taza de chocolate o simplemente solos.

Contáctanos! / Quieres pautar?