Revista

Foto: Revista La Eterna Primavera 

El crecimiento exponencial de la población en los principales centros urbanos del mundo ha generado un alto índice tanto de la industrialización como también de un aumento del parque automotor. Estas actividades generan emisiones importantes de contaminantes atmosféricos, debido a que la mayoría de los procesos industriales y circulación de vehículos emplean combustibles fósiles para su funcionamiento. Lo anterior sumado a las emisiones provenientes de fuentes naturales, tales como los incendios o erupciones volcánicas, poseen un importante impacto a la calidad del aire de una ciudad y por ende consecuencias de particular interés a la salud pública.

Foto: Revista la Eterna Primavera 

El Valle de Aburrá no es ajeno a dicha situación, dado que el sector manufacturero y de transporte de la región ha logrado alcanzar un crecimiento importante en los últimos años. Sin embargo, es necesario tener en cuenta varios factores que inciden en la alta concentración de contaminantes atmosféricos en el aire que se ha venido presentando en el área metropolitana. Una de las condiciones más importantes es la topografía en forma de valle rodeada de montañas y un proceso conocido como la estabilidad atmosférica, lo cual en la transición de temporada seca a temporada de lluvias que se presenta en el mes de febrero y marzo, facilita la formación de una capa baja de nubes lo que impide la dispersión de los contaminantes en el aire y su transporte por fuera del Valle. Por otro lado, el ingreso de masas de aire contaminado con las emisiones de incendios forestales provenientes del norte de Colombia y en algunos casos el transporte transatlántico de arenas del Sahara, generan un aumento considerable en la concentración principalmente del contaminante criterio más perjudicial en el Valle de Aburrá, el material particulado inhalable PM2.5, que son todas aquellas partículas con un diámetro inferior a 2.5 mm.

Foto: Revista La Eterna Primavera 

El PM2.5 es de principal interés en la población, por sus efectos a la salud de las personas, dado que estas partículas debido a su tamaño pueden ingresar a los pulmones y posteriormente al torrente sanguíneo, lo que puede provocar enfermedades cardiovasculares y respiratorias. El PM2.5 es categorizado como uno de los contaminantes criterio por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta misma entidad sugiere los límites permisibles de concentración a un tiempo de exposición de 24 h, estos límites han sido establecidos por el gobierno nacional mediante la implementación de la Resolución Nacional 2254 de 2017. Estas mediciones son realizadas por los sistemas de vigilancia de calidad del aire de cada ciudad, en el caso del Valle de Aburrá, la única red acreditada por el IDEAM para efectuar el monitoreo continuo de los contaminantes criterios es la red operada por el proyecto SIATA (Sistema de Alerta Temprana) del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA).

Actualmente, considerando las diferentes condiciones de emisión y transporte de contaminantes externos, se suma que se está atravesando por un periodo con fenómeno del niño (ENSO), lo que causa un aumento en la temperatura del ambiente y puede modificar la dinámica de las corrientes de viento, que  serían las encargadas de dispersar las emisiones por fuera del Valle.

Contáctanos! / Quieres pautar?