Revista

Foto: cortesía Camila Toro

Muchos se han pasado la vida descubriendo cuál es el elixir de la eterna juventud, y simplemente teniéndolo tan cerca, nunca lo han querido tomar: la felicidad.

Así lo demuestra doña Carolina, o como la llaman muchos cariñosamente, “Carola o Colita” que, a sus 91 años de edad, nos enseña que la vida está llena de cosas hermosas para disfrutar día a día.

Una mujer como cualquier ser humano, que seguramente ha pasado momentos difíciles en su vida, pero que, en su corazón y mente, solo guarda los más bellos recuerdos de lo que a ella le ha sucedido y de las personas que la han rodeado.

Con una sonrisa en su rostro, muy elegante y amable, nos contó un poco de su vida, de sus vivencias y de sus recuerdos; una mujer que, a su edad, refleja toda una belleza que quizá, otras más jóvenes, quisieran tener.

Foto: Camila Toro

Una mujer vanidosa

Una mujer vanidosa Al igual que la mayoría de mujeres, “Colita” le gusta verse y sentirse bien; le encantan los productos para maquillarse, entre los que resalta la máscara de pestañas y su imprescindible labial rojo, el cual ha usado, según ella “toda la vida” “no quiero ser una viejita fea” aclara, con una bella sonrisa en su rostro.

Foto: cortesía Camila Toro

Sus pasatiempos

“Colita” es una mujer activa, le encanta sentirse vital; una de sus actividades preferidas es la costura, un gusto que desde niña ha tenido por esta labor; así mismo, le encanta la cocina, y como usa el mejor ingrediente que se pueda añadir a las preparaciones, todo le queda exquisito, porque para darle buen gusto, debe hacerse con todo amor, aclara.

Dentro de sus múltiples preparaciones se encuentra una muy especial, una receta que heredo de una tía, y, que, hasta ahora, ha sido complemento en su alimentación, su famoso ají.

Y como es época decembrina, no podíamos dejar a un lado sin que “Colita” nos contará un poco de esas festividades de antaño, las cuales, recuerda con gran cariño; y como toda abuelita que se respete, le gusta la Navidad; para ella, más que una fiesta, es ponerle fe en la adoración al niño Dios por medio de las novenas; de igual manera, le gusta decorar su casa y preparar los deliciosos  y tradicionales platos de la época, natilla y buñuelos, distintos a los que anteriormente hacía, pero igual de deliciosos.
Además, como costumbre, ha viajado durante varios años al hogar geriátrico de su pueblo natal con el fin de compartir con los abuelitos estas fechas especiales.

Elocuente, simpática y llena de vitalidad, un regalo invaluable, que esta bella dama goza a sus 91 años, en donde nos muestra que la juventud es eterna para quienes así lo desean, dejando como legado que no importa las líneas que se marquen en nuestro rostro con el pasar de los años, porque verdaderamente la juventud está es en nuestro corazón, el cual nunca debería envejecer.

Además de todo, también podemos ver en sus redes sociales (@laabuelita.colita), a una “Colita” moderna, donde sus más de veinte mil seguidores, admiran el perfil cada día, con las ocurrencias que junto con su nieta Camila, hacen sin duda, para gozarse la vida.

Foto: cortesía Camila Toro

La Navidad nos trae muchos regalos, pero que mejor regalo para los hijos y nietos de “Colita”, que tener a esta bella abuelita a su lado, llena de vitalidad y amor… porque no hay mejor regalo que tener a nuestro lado a todas aquellas personas que amamos de corazón.

Contáctanos! / Quieres pautar?